Entradas

Bajo el árbol de los toraya, Philippe Claudel

Imagen
En las montañas de la isla indonesia de Célebes vive el pueblo de los toraya, conocido por unos ritos funerarios que se prolongan durante varios días y congregan a toda la comunidad. Cuando un bebé muere, por ejemplo, su cuerpo se deposita en el interior del tronco de un árbol centenario que, poco a poco, lo envuelve y se nutre de él. Así, al crecer, el árbol conduce a los niños hacia el cielo, un símbolo escultórico mediante el cual se mantienen próximos los seres amados que ya no están.
Escultor Ligier Richier, autor de El transido de la iglesia de Saint-Étienne de Bar-le-Duc. Representa a un muerto de pie, parcialmente envuelto todavía en el hábito de los vivos -carne, cabellos, tendones-, que expresa a la perfección lo que fuimos y lo que seremos. Su cuerpo ya inexistente, plasmado en la delicadeza del mármol cincelado por el artista, refleja nuestra desaparición, pero también el amor de quienes nos sobreviven y gracias a quienes sobrevivimos nosotros, puesto que la …

Sapiens.De animales a dioses. Yuval Noah Harari

Imagen
Me imagino que conocéis este libro, que ahora mismo ya lleva 23 ediciones. Os voy a dejar unas pocas citas para acercaros a él.  Os animo a que lo leais.
 "La historia es algo que ha hecho muy poca gente mientras que todos los demás araban los campos y acarreaban barreños de agua."
"No confiamos en el extraño, ni en el vecino de la puerta de al lado: confiamos en la moneda que sostienen. Si se les acaban las monedas, se nos acaba la confianza. Mientras el dinero hace caer los diques de la comunidad, la religión y el Estado, el mundo se encuentra en peligro de convertirse en un mercado enorme y despiadado."
"Pintar de negro todos los imperios y repudiar todas las herencias imperiales es rechazar la mayor parte de la cultura humana. El imperialismo de Roma proporcionó a Cicerón, Séneca y san Agustín el tiempo libre y los medios para pensar y escribir; el Taj Mahal no se podría haber construido sin las riquezas acumuladas por la explotación que los mogol…

Elogio del coraje, Martín Descalzo

Imagen

Los jefes y los empleados, Hernán Casciari

Imagen
«¿Vos sos el jefe de Chiri?», me preguntó Nina. «No», respondí. «Entonces Chiri es tu jefe». «Tampoco, pensamos la revista entre los dos». Nina se quedó pensativa; después dijo: «Pero si un día se equivocan, ¿a quién hacen enojar?».
Esa noche soñé, nítidamente, un recuerdo de mayo de 1982. En el sueño tengo 11 años y estoy en mi habitación haciendo una revista con Chiri. Es una revista que vendemos en la escuela. Entonces suena el timbre y baja a atender Chiri. Cuando sube me dice que hay dos tipos que quieren hablar con nosotros. Lo vuelvo a mirar: está pálido, como si le hubiera pasado algo malo.
-¿Y qué quieren?
-Dicen que son empleados nuestros, que tienen que consultarnos algo.
-Será gente que pide -le digo.
-No, es muy raro: uno se parece bastante a mi tío Luis con anteojos; el otro es idéntico a tu abuelo Marcos más joven.
Bajamos la escalera de caracol con alarma. A Chiri le temblaba la mano. Entonces vi, por fin, a los dos hombres que nos estaban buscando; los vi en l…

Rendición, Ray Loriga

Imagen
"No es fácil precisar ahora cuánto nos quisimos antes; claro está que en nuestra boda los besos fueron sinceros, pero esa sinceridad estaba pegada al cuerpo de lo que éramos entonces, y es evidente que el tiempo nos ha convertido en otra cosa".
"Los responsables de lo nuestro piensan por nosotros mientras piensan en nosotros".
"Un hombre que no provee a los suyos se va haciendo pequeño hasta que no existe, y antes de que eso pase acepta uno de buen grado lo que el gobierno disponga."
"...es ella la que me ha enseñado también a obedecer pese a la duda, que una cosa y la otra no se estorban. Según me lo ha explicado ella, o según yo lo he entendido, se obedece porque conviene y se duda porque se piensa, y si una cosa salva la vida, la otra al parecer salva el alma."
"Un hombre debería poder viajar de un lugar a otro sin perder su alma."

Ray Loriga

La vida de los otros

"Soy maestra y enseño español a inmigrantes y refugiados. Con ellos descubro otro universo muy diferente del que yo conocía. Me enseñan vídeos de las pateras distintos de los que veo en la televisión: reconozco caras que me son familiares: «Pero si ese eres tú». «Ese es Dajen, ahí está Zheja». Y así lo que llevo meses viendo en las noticias cobra otra dimensión. Alguno saca una foto con su móvil de la ficha de vocabulario que estamos trabajando y le digo que no es necesario, que se la puede llevar a casa. Respuesta: «Conchi, yo vivo en la calle». El sentimiento que me inunda no es tanto la pena o compasión como el respeto. Mohamed, con su rudimentario lenjuaje y sus escasos veinte años, me explica que él dirigía la patera que lo trajo hasta aquí. Le pregunto si llegaron todos vivos. No me entiende. Un compañero le traduce y con una sonrisa se vuelve hacia mí: «Todos vivos». Pido un aplauso para él, y todos los alumnos rompen en aplausos mientras Mohamed asiste incrédulo, confuso …

Gloria Fuertes

"Yo no sé si mi poesía es social, mística, rebelde, triste, graciosa o qué. Quiero -y me sale sin querer- escribir una poesía con destino a la Humanidad. Que diga algo, que emocione, que consuele o que alegre. Otras veces, al señalar lo que pasa, denuncio o simplemente aviso. No sé la carga poética que arrastran mis versos, lo que sí sé es el amor del que nacen. Yo escribo con corazón y a lápiz, como otros escriben con bolígrafo o a máquina. Si esto es poesía social, que baje Dios y lo vea."