La tregua, Mario Benedetti

" Esta tarde, cuando venía de la oficina, un borracho me detuvo en la calle. No protestó contra el gobierno, ni dijo que él y yo éramos hermanos, ni tocó ninguno de los innumerables temas de la beodez universal. Era un borracho extraño, con una luz especial en los ojos. Me tomóde un brazo, y dijo, casi apoyándose en mi: ¿Sabés lo que te pasa? Que no vas a ninguna parte.
Otro tipo que pasó en ese instante me miró con una alegre dosis de comprensión y hasta me consagró un guiño de solidaridad. Pero yo hace cuatro horas que estoy intranquilo, como si realmente no fuera a ninguna parte y sólo ahora me hubiese enterado."

"...Ahora siento a fuerte tentación de dar vuelta a la frase y pensar: El gran error de algunos empleados es tratar a sus patrones como si fueran personas. Pero me resisto a esta tentación. Son personas. No lo parecen, pero son. Y personas dignas de una odiosa piedad, de la más infamante de las piedades, porque la verdad es que se forman una cáscara de orgullo, un repugnante empaque, una sólida hipocresía, pero en el fondo son huecos. Asquerosos y huecos. Y padecen la más horrible variante de la soledad: la soledas del que ni siquiera se tiene a sí mismo."

Comentarios

  1. No he leído nada de Benedetti, pero espero hacerlo en un futuro.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. es uno de mis libros preferidos, lo he leído varias veces, la primera en mi adolescencia, y me sentí identificada con el personaje de Blanca. Posteriormente en cada nueva lectura he ido subrayando nuevos párrafos o frases. "A veces me siento desdichada , nada más que de no saber qué es lo que estoy echando de menos"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Poco he leído de Benedetti, pero éste es conocido en mi entorno, por razones ajenas al libro.
    Gracias por recordarme que aún no lo he leído.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario